Feminicidio

Amanecía un 28 de febrero, curiosamente alumbraba más que de costumbre, pisaba tierras caqueteñas y tenía planeadas dos entrevistas. En paralelo, era un día muy importante para otros, por ejemplo, Cindy, quien recibía al lado de sus padres su diploma como especialista en talento humano, otorgado por la Universidad de la Amazonía. Para ella era un día lleno de alegría, ese día después de la ceremonia, como es habitual en nuestra cultura colombiana compartió con su familia el logro obtenido, entre charlas y risas llego la hora de salir a rumbear, se despedía de sus padres y les pedía el favor de que fueran a recoger su carro al día siguiente para llevarlo al taller, supongo que salió con una sonrisa de lado a lado, con esa sensación que tenemos cuando nos hemos dado cuenta de que lo hemos logrado y que merecemos un premio, salió y departió felizmente con sus amigos de grado y quizás hasta con su nuevo pretendiente.

En el mismo lugar había un par de ojos que no dejaban de seguirla, que venían siguiéndola desde noviembre, cuando ella había decidido dejarle; Johan Ossa Lopera, la perseguía recurrentemente desde que ella decidió cortar su relación con él. Tal vez ese día ella se olvido de ese continuo acecho, pensó que era su día de celebración, ese día donde no quería tener miedo, el mismo miedo que en el pasado ya le había manifestado a sus padres y a sus conocidos. Cindy regreso a su casa luego de un largo día de éxitos en la madrugada del sábado, pero después de eso, después de ese sábado 29 de febrero, nunca regresó, fue el último día con vida de Cindy Julieth Morales.

De acuerdo con el Observatorio de feminicidios de Colombia para el 2019 se registraron un total de 571 feminicidios, donde los tres departamentos con más altos índices fueron Antioquia, Valle del Cauca y Atlántico, con 109, 84 y 39 casos respectivamente, de los cuales, en 123 casos, el victimario era su pareja o ex-pareja. Estos números, aunque parecieran una locura vienen manteniéndose por mas de 4 años en el país, parece descabellado pensar que ocurrieron más de 30 feminicidios con niñas menores de 14 años, pero lo cierto es que es una realidad.

Analizando un poco este problema queremos contarte acerca de esas causas origen y como desde nuestras vidas, nuestras familias y nuestros grupos sociales podemos empezar a generar un cambio y darle la vuelta a estos números, también vamos a narrarte el caso de Cindy Julieth, un caso que seguimos de cerca y que está en etapa de juicio por parte de la fiscalía. Las principales razones expuestas que llevaron a cometer feminicidio a los victimarios fueron celos, decisión de la pareja de separarse, negación de la relación, adicciones, machismo, crimen organizado y placer. El caso de Cindy expone la mayoría de estas problemáticas y también nos da la ventana a las soluciones, allí la razón para contártelo.

Cindy Julieth era una mujer profesional de 28 años que trabaja como gerente de zona para Avon residía en Florencia Caquetá y tenía una buena relación con sus padres, en palabras de su madre era muy correcta, la luz de nuestros ojos. Cindy empezó a salir con Johann Ossa, patrullero de la policía, agente de la SIJIN y para noviembre del 2019, ella decide finalizar su relación con él, este no muy feliz con esta noticia, empieza a perseguirla y acecharla; inicia su persecución ingresando en repetidas ocasiones al apartamento de Cindy sin que ella lo notará, recurrentemente se asomaba por las ventanas de la casa para espiarla, en una de estas ocasiones, Cindy se da cuenta y le comenta la situación a sus padres, sus padres algo preocupados y tratando de hacer las cosas tal vez de la manera más correcta van hasta la casa de Johan y le encaran la situación junto con Julieth, él niega haber estado espiándola, hecho que enfurece a Cindy y él le reclama que quiere volver con ella, sus padres por su parte le piden que por favor se aleje de la casa de su hija, él por su parte dice que no puede evitar estar en la zona porque esta haciendo labor de inteligencia por un posible allanamiento que van a realizar.

Los hechos de su separación de una relación de alrededor de un año inician porque en medio de una fiesta, Johan agrede físicamente a uno de los amigos de Cindy, desde ese momento ella decide apartarse de él. Inicia el 2020 y Cindy en su papel de liderazgo, se siente feliz porque está a punto de graduarse como especialista de talento humano y aún más feliz porque sabe que después de eso tiene un viaje planeado a Europa, todo un sueño a punto de cumplirse. Asiste al grado junto a su familia, ese día también su hermano se graduaba, comparten un par de fotos, visitan luego algunos familiares y finalizan con una comida, en familia, luego de eso se despide de sus padres y se dirige a disfrutar una noche de rumba con sus amigos.

Esa misma noche sin que ella lo supiese Johan continuaba acechándola, tal como lo captaron las cámaras de la zona. Esa noche se da cuenta de que ella comparte con alguien más, así que, obstinado con la verdad, decide continuar con su acecho. En compañía de otro hombre, va hasta la casa de Cindy mientras ella rumbea, entra y saca las llaves de su carro, regresa hasta donde ella tenía el carro parqueado, ingresa al carro y revisa su celular, y la verdad lo enloquece aún más, se despide de su amigo y regresa al barrio de Cindy, a esperar que ella regrese.

Cindy regresa en la madrugada de ese sábado 29 de febrero, a eso de las 3:00 a.m., ingresa a su casa y le espera su ultima noche. Los hechos a continuación narrados son extraídos de la declaratoria de la fiscalía, quien lleva el caso, Johan ingresa a la casa de Cindy mientras ella esta dormida. El fiscal habla de que el cuerpo de Cindy es convertido en un hematoma múltiple, desconocemos como ocurrieron los hechos exactos en ese momento dentro de la casa, y ni siquiera se nos ocurre pensar todo el dolor que pudo haber sentido, todo lo que pudo haber pensado, todos los sueños que se le iban, todo porque alguien quería que fuese solo de él y de nadie más. Las cámaras captan el registro de Johan saliendo de la casa, sin camisa, con un palo en su mano y un computador debajo de la otra.

Amaneció ese sábado, y su padre regreso para recoger su carro y llevarlo al taller, se encontró con la escena de su hija destrozada y asesinada brutalmente, desconcertado entra en shock  y se comunica con las autoridades, inicia el proceso de investigación y empiezan una serie de irregularidades, un proceso que toma mas de dos semanas sin respuestas, donde la policía nacional simplemente calla como institución y relega responsabilidades a otras entidades, donde se realizan mas de 4 plantones por parte de la ciudadanía para exigir resultados.

Se habló de manipulación de la escena del crimen, dada la eliminación o perdida del material probatorio como celulares donde estaba la evidencia del acoso, su padre afirmaba que era Johan y acusaba a la policía de ser un ente corrupto y nocivo para Colombia, que ni siquiera había hecho alguna declaración al respecto, su madre lloraba contando como las piernas de Cindy estaban totalmente destrozadas, golpes que hicieron que perdiera completamente su piel. Nadie entendía porque nadie había escuchado los gritos de Cindy cuando vivía en un barrio donde prácticamente se escucha todo. El caso quedo en manos de la fiscalía y empezó un proceso de investigación.

Plantón frente a la policía

Durante ese proceso, en múltiples ocasiones la comunidad se unió y realizo plantones enfrente de la policía de Florencia, con una actitud muy conocida de las entidades del estado, hicieron lo posible para que la gente no notará este tipo de acciones, se intimidaron medios de comunicación, se cerraron calles, se utilizo personal adicional para cubrir algo que no necesitaba ser cubierto.

Así Johan Ossa Lopera fue detenido por integrantes del CTI de la Fiscalía sobre el medio día del 12 de marzo en el barrio Juan XXIII, en Florencia, donde un juez de garantías declaro legal su captura. El 13 de marzo comenzaron las audiencias para el caso, día que le fue prohibido ingresar a los medios de comunicación al palacio de justicia, curiosamente porque alguien de un mando alto ordenó el no ingreso (un caso claro de abuso de autoridad), es evidente que en este caso particular primaba el buen nombre de una institución nacional, ese día si se cumplieron todos los protocolos, los cargos imputados fueron cuatro, violación a la residencia ajena, hurto calificado y agravado, uso abusivo de medios informáticos y finalmente el delito central, feminicidio agravado con sevicia.

Luego de cumplida la audiencia de medida de aseguramiento por parte de la fiscalía, después de varias horas de audiencias concentradas, un Juez con funciones de control de garantías dictó medida de aseguramiento, esto quiere decir que Johan Ossa fue recluido en el bunker de la fiscalía de Florencia y luego fue llevado a la cárcel El Cunduy. El 14 de marzo la fiscalía dio declaraciones de la investigación adelantada, donde manifestó que él va a continuar defendiéndose en el caso mientras es privado de su libertad en un centro de reclusión. La investigación fue liderada por la fiscalía tercera seccional Florencia en conjunto con el CTI, se encontraron muestras de sangre que coincidían, vídeos donde se ve a él acechándola y donde se ve saliendo de su casa con sus pertenencias y el elemento con la que la asesino. Su muerte se dio porque entre los múltiples golpes que recibió, le destrozo completamente el cráneo y le fracturo todos los huesos de la cara.  Fue categorizado como sevicia, porque la muerte de Cindy se dio en un escenario en donde el victimario quiso hacerla sufrir y causarle mucho dolor.

El caso continuara su proceso y esperamos que seguramente la sentencia condenatoria sea acertada en sus 60 años, este caso expone muchas de las problemáticas que actualmente enfrentan las mujeres y que a veces no se les da la importancia hasta que suceden este tipo de actos inimaginables, por esa razón queremos que nos ayudes a ser parte de la solución y ayudar a cambiar esto, la solución no solo esta en los hombres, esta en todos, mujeres, niños, niñas, ancianas, ancianos, entre otros.

Conceptos como femineidad, masculinidad, amor, respeto, hacen parte del imaginario que todos hemos construimos, un imaginario en donde también tenemos la misma responsabilidad de significarlos, evaluarlos y transformarlos para preservar la vida y la integridad de las personas.

Proponemos un cambio que viene desde la raíz, desde esa niña o niño que está en tu vientre, desde esa primera chica que tomaste de la mano, desde la primera vez que dejaste salir a tu hija o a tu hijo solo en la noche, un cambio que debe primero pasar por nosotros mismos, luego por nuestras familias y luego por nuestra sociedad, esto se traduce en:

  1. Educación desde los núcleos familiares, allí donde se conciben los conceptos y las realidades que nos definen. No podemos permitir que los niños crezcan viendo una imagen normalizada sobre el maltrato de ninguna índole.
  2. Educación como reflejo de su futuro, qué cómo padre le estoy transmitiendo a mi hijo cuando trato mal a mi esposa, que cómo madre le estoy transmitiendo a mi hija cuando trato mal a mi esposa, el concepto de la igualdad y equidad es súper valioso adquirirlo a través del ejemplo. Es MUY importante que los niños crezcan en la práctica de que ser hombre o mujer no le otorga superioridad ni control sobre el género opuesto (y sobre nadie, en general).
  3. Prestarles atención a las señales de violencia, por mínimas que sean y en lo posible, evitar que puedan llegar a extremos irreparables como la muerte. De un paso adelante, apóyese en esas personas que la escuchan, que lo aman, escuchar el sonido de nuestra autoestima genera un poder que puede reparar cualquier herida del amor, no viva en medio del miedo.
  4. Seamos agentes de cambio en nuestros hogares, en nuestras familias, en nuestros trabajos, en nuestro día a día. Si eres mujer u hombre cede la silla en el transporte público, garantiza el acceso universal a los servicios esenciales por igual.
  5. Levanta la voz, acude a las autoridades pertinentes frente a cualquier signo de violencia o maltrato, se camino y dale la importancia que merece a cada hecho.
  6. Si haces parte de alguna entidad nacional, grupo político, o cualquier rama laboral, vela por la igualdad de derechos, Colombia enfrenta graves problemas para realizar las investigaciones en casos de feminicidio, porque nuestro sistema judicial esta permeado de corrupción y es incompetente, no obstante, si conoces de un caso, súmate a las denuncias, se parte de las movilizaciones, plantones y demás que reclaman igualdad y justicia.
  7. Revisar los contenidos que consumimos y evalúa como su mensaje podría estar proyectando y fortaleciendo ideologías sexistas. No promueva actos sexistas, no le pite en la calle, cierre la boca que no es necesario decirle, chao ricura, mamasita y el resto de estupideces que dicen, compórtese, piense en su familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .